Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Ana Zamboni: Las colaboraciones nutren un evento – 21 semana de cine alemán

Escrito el 10 agosto, 2022 @sebs_lopezf

El cine alemán tiene un trasfondo de impotencia y, a su vez, esperanza. Una ideología inhumana, una guerra para conquistar poder que terminó en derrota, un muro que separó brechas sociales y un arte que necesitó reconstruirse. La sociedad alemana se ha visto envuelta en tragedias, por lo que surgió un cine de propaganda que solo mostraba lo «ameno de la situación», cuando simplemente eran cortinas de humo; sin embargo, la juventud interrogó su realidad, creó un manifiesto y se hizo una nueva manera de contar y adaptar narrativas a la pantalla grande.

La importancia de conocer el contexto detrás del cine alemán radica en su fortaleza, puesto que hoy sus elementos estéticos predominan. Tiene un antes y un después. Unir ambas brechas y entender sus porqués nos teletransportan a épocas que nos recuerdan que la mirada ante la cámara trasciende generaciones.

La Semana de cine alemán, organizada por el Goethe-Institut Mexiko, visibiliza obras que han definido la historia cinematográfica de Alemania, además de que expone las similitudes que hay en su cine, el cine mexicano y el de otros países. Entablamos conversación sobre este evento, el cual correrá del 10 al 21 de agosto, con Ana Zamboni, coordinadora de Programación y directora de la Semana.

Empezaré esta conversación con una interrogante general, pero que es necesario saber: ¿qué representa la Semana de cine alemán para México?

[Risas] es una gran pregunta. La Semana de cine alemán lo que representa es el poder tener un espacio para ver otras historias, otras realidades y otras identidades. De hecho, podríamos pensar que son distintas a las nuestras, pero son muy similares a nosotros, porque al final son historias hermanas, ya sea como personas o como seres humanos. Lo que representa también es obtener un espacio para ver otro cine distinto que no llega a las salas de cine comerciales; lo que queremos hacer con la Semana es poder tener la oportunidad de ofrecerle al público una ventana donde podamos exhibir lo que se está haciendo actualmente en el cine alemán contemporáneo, así como también el regresar a los clásicos del mismo: sus retrospectivas, para que el espectador pueda tener una idea de lo que se produce o cuáles son las historias de qué es lo que se cuenta, qué es lo que les interesa, al mismo tiempo, a los, las y les cineastas, tanto contemporáneos como clásicos.

Para mí el cine es una ventana a otras realidades, a otros mundos, a otros contextos, y que, si bien pueden ser historias alejadas (en términos físicos) de nosotros, de personas que viven del otro lado del mundo, no son anécdotas de las cuales nos sentimos ajenos, sino son narrativas con las cuales tenemos empatía.

 

¿Este significado de la Semana se comparte con otros eventos de difusión cinematográfica en el país?

Por supuesto. Cualquier evento cinematográfico es muy importante tenerlo en el país, puesto que con ello nos enriquecemos; nos hacemos, como espectadores y como seres humanos, más tolerantes, más abiertos, tenemos más entendimiento hacia lo que está ocurriendo en otros lados del mundo.

Con los documentales vemos realidades que a lo mejor no conocíamos con las historias de ficción, conocemos qué es lo que les interesa a los, las y les cineastas. Podemos, con esto, enriquecer nuestra cultura, nuestro conocimiento, hacernos más abiertos hacia otras historias; es uno de los motivos de la Semana y, por supuesto, del Goethe-Institut Mexiko».

 

¿Cuál es el objetivo del Goethe?

Hacer un intercambio entre la cultura de México y la de Alemania. Tratamos de que nuestras actividades no solamente sean así como una ventana de que: ‘¡miren, esto es el cine y la cinematografía alemana!’, sino empleamos a cineastas, expertos y expertas mexicanas en todas nuestras actividades para que este intercambio cultural cinematográfico se vea y se refuerce más. De igual manera, escuchar otros lenguajes.

 

El Goethe no solamente tiene la Semana, sino también otras actividades.

¡Por supuesto! Impartimos cursos de alemán y, creo yo, como mexicana, te puedo decir que el aprender alemán te abre los ojos hacia otra cultura, o sea, pienso que el idioma también es una forma de conocer una cultura. El idioma define mucho cómo es una cultura, un país o una colectividad. Entonces, conocer cómo es el idioma alemán a través de las historias que se proyectan en el cine nos enriquece como espectadores.

 

Justamente con lo que dices pienso en el tema de esta edición, que es Identidades, ¿de dónde surge?

El tópico surge a partir de nuestra homenajeada del año pasado, que fue Ana Gertz, una escritora alemana que escribió varias novelas tanto en Alemania como cuando vivió en exilio en México y que fueron llevadas a la pantalla grande. Lo que queremos hacer es homenajear a un escritor alemán o a una escritora de la misma región que hayan influenciado en la cinematografía de algún modo; tratamos de encontrar escritores que tengan un vínculo con México.

Y este año el homenaje será igual de importante y necesario.

Sí, este año nuestro homenajeado es B. Traven, un escritor alemán. De hecho, leí un artículo por ahí en internet que publicó la UNAM. El artículo decía que era un mexicano que vino de Alemania, puesto que vivió mucho tiempo aquí, fue muy prolífico en su escritura: novelas, cuentos y ensayos. Además, sus novelas se han llevado a la cinematografía, tanto alemana, estadounidense, como en otros países, y mexicana igualmente.

Él es el escritor que hizo las novelas de las cuales se basaron grandes películas mexicanas como Macario, Rosa blanca y Días de otoño, por mencionar algunas. Estas tres son las que vamos a proyectar como parte de su retrospectiva. Son películas clásicas mexicanas, íconos de nuestra cultura; sin embargo, fueron escritas por un alemán que vivió en nuestras tierras y se empapó de nuestras costumbres y vivencias. De hecho, Traven también es autor de la Canasta de cuentos mexicanos. No sé si a ti te tocó leerlo en la primaria.

 

Espero que mi memoria no me falle, pero responderé que sí, al menos recuerdo que Macario fue un descubrimiento en mi niño lector.

[Risas] en mis tiempos me hacían leerlo. Fue una figura muy particular, un escritor que durante toda su historia manejó varias identidades, es decir, tenía diversos nombres. Se hacía llamar no solo Traven, sino también como cinco o seis designaciones más. Manejaba diferentes oficios: decía que era escritor, decía que era representante de escritor y se autorepresentaba así mismo. Tenía varias actas de nacimiento y varios pasaportes, una persona que jugó durante su historia y con sus identidades. A partir de eso es que decidimos homenajearlo. Pensamos que era un tema muy importante y preciso para hablar en este momento; lo estamos manejando en plural porque no queremos decir que la Semana aboga por una sola identidad, ya que tiene dos contextos distintos, dos significados diferentes.

Podemos tener muchas identidades como cultura, y como seres humanos tenemos diversas identidades de género: aparecen identidades sexuales, identidades culturales, identidades filosóficas, identidades digitales; por ejemplo, sé que yo puedo mantener una identidad física y una identidad en el mundo digital. En fin, es un tema que se presta para hablar en varias cosas.

 

Como la figura del vampiro en Nosferatu, esa clásica obra silente de 1922 que será musicalizada en vivo por el compositor Julián Lede. ¿Cómo ha perdurado este largometraje en nuestros días?

Es un clásico del cine silente, claro, también un clásico del cine expresionista alemán. Además, es la primera vez que el personaje del vampiro se lleva la pantalla grande. El vampiro tiene dos identidades: es un personaje que maneja la identidad de vampiro, pero también tiene su identidad como humano. Su perduración radica en ello: en la identidad.

Está claro que en esta ocasión nos subiremos a un transporte colectivo para conectar con dos naciones que tienen propuestas interesantes (visual y narrativamente hablando), ¿qué tipo de obras podremos apreciar?

Vamos a tener Das Totenschiff, que es una película alemana basada en el libro homónimo de Traven, de hecho, hay una anécdota para quienes les gusta la obra Pánico y locura en Las Vegas, este filme donde salen Johnny Depp y Benicio del Toro, hay una escena en la cual el personaje de Johnny está leyendo El barco de la muerte, un libro de Traven.

Esta película alemana se va a presentar por primera vez en México de manera oficial, después vamos a tener, dentro de la retrospectiva, El tesoro de la Sierra Madre, de John Huston, una película de Estados Unidos que ganó el Óscar en 1949 (también está basada en un libro de Traven). Pero, no solo eso, sino que vamos a tener otras películas de ficción, de documental, para niños y niñas y adolescentes dentro de nuestra programación; son historias recién salidas de los festivales más importantes y que han ganado premios en Berlinale y en Cannes.

De igual manera, exhibiremos largometrajes de 2021. 26 películas en total, contando la retrospectiva que vamos a proyectar, 18 de ellas son estrenos nacionales.

Lo que estamos tratando de hacer es dar un panorama de todo lo que es el cine alemán para que la gente también sepa. Vamos a tener drama, comedia, suspenso, películas muy lindas para toda la familia, películas muy entretenidas, como lo que le llamamos aquí en México «domingueras», comedias chistosísimas, comedias un poco más intelectuales. Tratamos de dar un panorama de todo lo que es la cinematografía alemana, tanto contemporánea como clásica.

 

¿En qué sedes? ¿Habrá interacción física y virtual?

Esto lo van a poder ver en nuestras sedes físicas que tenemos en esta edición en la Ciudad de México, que es la Cineteca Nacional, Cinépolis Diana, Cine Tonalá y el auditorio del Goethe. Además, tenemos una sede online en nuestra plataforma: vamos a proyectar tres películas (estrenos nacionales) y que dos de ellas solamente se van a poder ver en la plataforma, la tercera sí se va a ver en las salas de cine.

Del 10 al 21 de agosto es la Semana aquí en la Ciudad de México y después de esto empezamos con una gira que empieza en Guadalajara, después sigue en Monterrey. También tenemos fechas pactadas en Chiapas, en Tijuana, en Puebla, y en otras ciudades de México.

 

Toda esta gestión es apoyada por esos 21 años que cumplen trayendo y enriqueciendo a los espectadores mexicanos con el cine alemán, ¿qué es lo que todo el equipo detrás ha aprendido trabajando para promover este proyecto?

Pues mira, hemos aprendido mucho en estos tres años de pandemia, como procurar al público digital, por ejemplo; también hemos aprendido a escuchar a las audiencias. Creo que en estos 21 años de la Semana parte de la imagen que tú mencionaste: este tránsito, este vagón que asemeja un poco a cómo está el sueño colectivo, que son las películas, pero también un homenaje al metro de la Ciudad de México, donde nació la Semana.

Hemos aprendido a dar un panorama de lo que es el cine alemán y el procurar tener distintas actividades que puedan acercar tanto a los que les gusta la literatura como a los que les gusta la música. Públicos diversos. Las colaboraciones nutren a un evento, el trabajo colaborativo es lo que enriquece el evento de la Semana.

 

Esta entrevista fue editada y condensada para dar claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.