Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Amélie: el destino fabuloso de la generosidad

Escrito el 3 agosto, 2021 @mariana_ferfab
Amélie. Dir. Jean-Pierre Jeunet. UGC-Fox Distribution.

El 31 de agosto de 1997, el mundo amaneció con una noticia inesperada de la realeza británica: Diana, princesa de Gales, había fallecido a causa de un accidente automovilístico en el túnel de Pont de l’Alma en París. Más allá de las reacciones de la prensa, miembros de la Familia Real y figuras políticas, el público mostró muestras de afecto y dolor representado por millones de ramos de flores depositados en el Palacio de Kensington, residencia de la princesa también conocida como Lady Di.

El impacto de su deceso fue más allá de la creación de teorías conspirativas y vastas coberturas mediáticas internacionales. También fungió como un elemento crucial en Amélie (Le fabuleux destin D’Amélie Poulain, 2001), desencadenando una narrativa que resalta en el destino, generosidad y circunstancias.

La ficción del director francés Jean-Pierre Jeunet se nutre de pizcas de realidad para transformar la existencia de Amélie Poulain (Audrey Tautou). Tras enterarse de la muerte de Lady Di, la joven descubre, de manera fortuita, una cajita de recuerdos de infancia escondida en su baño. El hallazgo la impulsa a encontrar al dueño del “tesoro”, Dominique Bretodeau (Maurice Bénichou) y, al notar una reacción emotiva por parte del hombre, decide ayudar a que la gente encuentre la felicidad.

Jeunet adopta versatilidad en un relato optimista. Utiliza la voz en off para explicar la suma de acontecimientos que se involucran en el entorno de Amélie. Algunos son coincidencias extraordinarias sobre la vida, como el fallecimiento de su madre, su infancia solitaria, su trabajo como camarista en el Café des deux moulins o la relación retraída con su padre. Otros son pequeños placeres mundanos, como arrojar piedras en el canal de Saint-Martin, hundir la mano en un saco de granos o romper la crême brûlée con una cuchara.

Amélie. Dir. Jean-Pierre Jeunet. UGC-Fox Distribution.

Las instancias de ruptura de la cuarta pared con un diálogo íntimo enfatizan la relación que Amélie mantiene con su audiencia. Ella genera una complicidad que envuelve con su mirada y admite confesiones únicas concernientes a la observación de personas.

La cinta muestra el universo de peculiaridades de los personajes secundarios a quiénes Amélie ayuda a lo largo del relato, todos ellos tratándose de excéntricos clientes y colegas de trabajo que llevan a cuesta sus propias imperfecciones. Las estratagemas que la protagonista realiza para cada “misión” de felicidad son variopintas: la descripción de las calles y su folclor para un hombre invidente, la función de semi-casamentera para la hipocondriaca Georgette (Isabelle Nanty) y el obsesivo Joseph (Dominique Pinon), la insistencia sutil hacia su padre para viajar por medio de fotografías de un “gnomo trotamundos”, y la manipulación de la realidad dirigida hacia el abarrotero cruel Collignon (Urbain Cancelier) para detener los abusos que éste comete a su empleado Lucien (Jamel Debbouze).

Con tintes del matiz sexual de Delicatessen (1991) y la introspección romántica de Chungking Express (1994), el guion de Jeunet y Guillaume Laurant pone atención especial en los detalles para trazar la comedia y el color de la imaginación de Amélie. La fotografía de Bruno Delbonnel brinda ensoñación y romanticismo con toques impresionistas a las calles parisinas, contrastes en blanco y negro resaltan el subconsciente de la muchacha, y paletas de tonos rojos, azules y verdes resaltan el amor, la soledad, la sutilidad de la fantasía, la timidez y la realidad.

Amélie presenta un dilema interno que enfatiza la importancia de ayudar no solo a otros, sino también de manera personal para conseguir los sueños propios. Durante su misión, conoce a Nino (Mathieu Kassovitz), un joven excéntrico que colecciona imágenes rotas de cabinas de fotos instantáneas de estaciones del metro. Así, entabla una dinámica misteriosa del “gato y el ratón” que la llevará a confrontar sus sentimientos no confesos hacia el joven. Dufayel (Serge Merlin), su vecino recluso conocido como el hombre de cristal y que dedica su tiempo a pintar una réplica de El Almuerzo de los Remeros de Renoir, será quien le haga constatar sobre la importancia de pensar en ella misma.

Amélie. Dir. Jean-Pierre Jeunet. UGC-Fox Distribution.

Jeunet, versátil en su propuesta, emplea la simetría en encuadres para marcar los rasgos de los personajes y movimientos veloces de cámara para reflejar instancias que Amélie vive durante su labor altruista: la presteza en la búsqueda de Bretodeau durante el traslado en transporte, su imaginación sujeta a la incertidumbre, y la recreación de cartas perdidas pasionales del marido fallecido de la conserje Madeleine (Yolande Moreau) para consolar la existencia de la mujer.

El corte romántico del relato encuentra un gran aliado en la música de Yann Tiersen. Logra acompasar la melancolía con la versión en piano de La Valse d´Amélie y el dinamismo existencial con la presencia del acordeón en La Noyée.

Amélie es un relato que, gracias a su atención a los detalles, los objetos de valor personal, las fotografías perdidas, los recuerdos y la precisión de fechas y anécdotas, presenta una historia rosa y cálida. A veinte años de su estreno, prevalece como una propuesta visual elegante, con tributo a Lady Di y merecedora de diversos reconocimientos, incluyendo cuatro premios César, el premio a Mejor película por parte de los European Film Awards y cinco nominaciones al Óscar.

Esta película es una oda a París, los soñadores, al amor y a la generosidad en medio de la mezquindad y la desesperanza imperante de hace 20 años y la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.