Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Ahsoka (recapitulación 1.07): Sueños y locura

Escrito el 28 septiembre, 2023 @andreamarserr

Disponible en: Disney+.

Dirección: Geeta Vasant Patel.

Guion: Dave Filoni.

Elenco: Rosario Dawson, Natasha Liu Bordizzo, Mary Elizabeth Winstead, Eman Esfandi, Lars Mikkelsen, Ray Stevenson, Ivanna Sakhno, Diana Lee Inosanto, David Tennant, Hayden Christensen, Genevieve O’Reilly, Anthony Daniels, Jeryl Prescott, Claudia Black, Jane Edwyna Seymour, Wes Chatham, Nelson Lee, Paul Sun-Hyung Lee.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt13622776/

Episodio previo |
Episodio 7, “Sueños y locura“, de Ahsoka. Disney Plus. Dir. Geeta Vasant Patel. 2023.

Entre secuencias de acción entretenidas e interacciones poco profundas, Dave Filoni pone a Shin y a Baylan en un punto de inflexión en el séptimo episodio de Ahsoka, Sueños y locura. Por su parte, Ahsoka se reencuentra con Ezra y Sabine, pero la reunión carece de peso emocional, una constante en la serie.

Hera Syndulla (Mary Elizabeth Winstead) está en Coruscant, la capital de la Nueva República, siendo reprendida sin cesar por el senador Hamato Xiono (Nelson Lee) durante su proceso de remoción de comando militar por haber desobedecido órdenes al acudir al auxilio de Ahsoka Tano (Rosario Dawson) y Sabine Wren (Natasha Liu Bordizzo) en una misión no autorizada. Precisamente en el momento en el que el senador Xiono inicia una moción para votar por la remoción de Hera, un droide familiar para todos, C-3P0 (Anthony Daniels) llega a salvar el día.

Aparentemente, la senadora y líder del Consejo de Defensa Leia Organa autorizó la misión de la general Syndulla. Con Xiono humillado y el caso cerrado, la canciller Mon Mothma (Genevieve O’Reilly) se acerca a Hera para preguntarle, sinceramente y sin intereses personales, qué tan real es la amenaza que representa el retorno de Thrawn. Hera bien pudo haberle respondido “que Dios nos agarre confesados”.

Todavía dentro de la purrgil que viaja por el túnel intergaláctico, Ahsoka aprovecha el tiempo para entrenar, supervisada por un holograma de su maestro Anakin Skywalker (Hayden Christensen), quien aparentemente grabó una veintena de estos para su padawan durante la Guerra de los Clones. “No siempre estaré allí para protegerte,” le dice. El droide Huyang (David Tennant) le avisa que están a punto de llegar a su destino, pues la manada de purrgil ha disminuido su velocidad. No obstante, Ahsoka y Huyang empiezan a percibir que algo extraño está ocurriendo afuera.

Por órdenes del gran almirante Thrawn (Lars Mikkelsen), los remanentes imperiales a su cargo desplegaron un campo minado alrededor del planeta Peridea, por lo que resulta imposible de navegar para las criaturas. Ahsoka pilotea su nave fuera de la boca de la purrgil mayor y, momentáneamente, la manada proporciona protección; sin embargo, las purrgils rápidamente brincan al hiperespacio, por lo que Ahsoka se ve obligada a maniobrar con mayor destreza para salir del campo minado.

Como si esto no fuera suficiente, del Ojo de Sion es desplegado un escuadrón de cazas para perseguir a la nave Jedi. Para deshacerse de ellos, Ahsoka dirige su nave hacia un campo de asteroides. Supervisando la operación desde la superficie de Peridea, y armado de la información disponible en la base de datos de los Inquisidores Imperiales acerca de Ahsoka, Thrawn ordena a sus cazas que se retiren, pues sabe que el maestro de Ahsoka fue Anakin (a quien él conoció perfectamente) y que los Jedi son buenos escondiéndose: no por nada varios sobrevivieron a la purga de la Orden Jedi por parte del Imperio Galáctico.

Thrawn es un estratega formidable, por lo que tiene cubiertos todos sus frentes. Para encontrar a Ahsoka, el gran almirante acude a la magia negra de las Grandes Madres de las Hermanas de la Noche, Aktropaw (Jeryl Prescott), Klothow (Claudia Black) y Lakesis (Jane Edwyna Seymour). Ellas, junto a Morgan Elsbeth (Diana Lee Inosanto) y su dominio sobre la magia oscura, inician un ritual.

Mientras Fulcrum permanece escondida en un asteroide, Huyang intenta escanear sin éxito el planeta en búsqueda de Sabine. Cuando toda tecnología falla, la única alternativa es recurrir a la vieja confiable: la Fuerza. Con fe en que su vínculo con Sabine es lo suficientemente fuerte, Ahsoka vuelca su concentración en la Fuerza para encontrar a su aprendiz.

Episodio 7, “Sueños y locura“, de Ahsoka. Disney Plus. Dir. Geeta Vasant Patel. 2023.

Sabine, por su parte, está poniéndose al corriente con Ezra Bridger (Eman Esfandi) mientras la comunidad de noti se desplaza por el páramo de Peridea. Gradualmente, Sabine comienza a percibir una sensación que ella describe como “familiar” sin saber que, gracias a su apertura a la Fuerza, Ahsoka fue capaz de localizarla.

Este vínculo en la Fuerza es utilizado por las Grandes Madres para triangular la ubicación de Ahsoka dentro del campo de asteroides. Con las coordenadas en mano, Thrawn ordena a sus fuerzas en el Ojo de Sion disparar hacia esa ubicación, lo cual la obliga a salir de su escondite. Para presionarla , Thrawn vuelve a desplegar sus cazadores y los ordena seguirla; sin embargo, Ahsoka se muestra confiada, pues lo único que necesita es conocer la ubicación de Sabine.

En el páramo de Peridea, el paso de Sabine, Ezra y los noti es interrumpido por un par de figuras amenazantes a lo lejos: Baylan Skoll (Ray Stevenson) y su aprendiz Shin Hati (Ivanna Sakhno) los encontraron gracias a los forajidos que atacaron a Sabine. En una de las decisiones más interesantes de la serie, Baylan le indica a Shin que dé aviso a Thrawn de que encontraron a Ezra y a Sabine y que, además, ella sola  encabezará el operativo para deshacerse de ellos. Shin tiene ambiciones y un hambre de poder que la llevan por el camino de la restauración del Imperio, segun Baylan. Él, por su parte, tiene otros planes, por lo que es momento de separarse, no sin que antes él le imparta una última lección: “la impaciencia por la victoria garantiza el fracaso”.

Entonces, el caos desciende sobre Sabine, Ezra y la comunidad de noti que protegen. Atacados por Shin y los forajidos, además de dos naves cañoneras con sus respectivas tripulaciones despachadas por Thrawn, Ezra y Sabine se ven superados en números. Sabine intenta regresarle su sable a Ezra, quien se rehúsa a utilizarlo, pues ya no le pertenece a él, además de que no lo necesita, pues tiene a la Fuerza de su lado.

Mientras que Sabine, guerrera mandaloriana, utiliza todos los dispositivos de su arsenal a su alcance para defenderse y a los noti de los atacantes, Ezra, caballero Jedi y guardián de la paz, se limita a repeler a los atacantes con la Fuerza (al menos hasta que aparecen los night troopers, a quienes sí ataca con un bláster). A lo lejos, Thrawn continúa supervisando el operativo y nota que Baylan no está apoyando a Shin. No solo Ahsoka no está muerta, como él había asegurado, sino que no está haciendo su trabajo.

Todavía perseguida por los cazas de Thrawn, Ahsoka le entrega la navegación a Huyang para que aleje a los perseguidores, mientras que ella sale de la nave en movimiento para tener su revancha con Baylan. De nuevo, en una pelea inspirada por los samurái de Kurosawa con todo y música de Kevin Kiner, Baylan, con su estilo de caballero medieval, y Ahsoka utilizando sus dos sables otra vez, los dos Jedi caídos se enfrentan. Claramente en un estado mental diferente al que tenía en su primer encuentro con Baylan, Ahsoka se muestra más confiada y fluida. Él, seguro de que no puede ser derrotado por ella, se ve engatusado cuando Huyang dispara desde la nave Fulcrum, creando una distracción que Ahsoka utiliza para robarse su aullador, dejándolo solo y varado en el páramo.

Así, en el momento más desesperado de Ezra y Sabine, Ahsoka llega para inclinar la balanza en su favor. Shin, naturalmente, no es rival para Ahsoka. Recordando los campos de batalla durante la época de los Jedi, Thrawn retira a sus fuerzas del lugar, pues sin la presencia de Baylan no pueden ganar la pelea; sin embargo, el gran almirante se siente victorioso, pues Ahsoka perdió algo sumamente importante: tiempo. El cargamento de las catacumbas está casi completamente a bordo y el tiempo perdido es algo que Ahsoka no podrá recuperar.

Ante la orden de Thrawn, los night troopers emprenden la retirada, dejando a Shin sola con Ahsoka, Sabine y Ezra. Ahsoka, presentándole una oportunidad y en reflejo de la oferta que Baylan le hizo a Sabine en su momento, extiende su mano hacia Shin y le ofrece ayuda. No obstante, regresar del lado oscuro no es fácil, es como un laberinto en el cual es fácil perderse y renunciar a encontrar una salida, por lo que Shin, sin pronunciar palabra, emprende la huida.

Pensamientos generales

* A un episodio de que termine la serie, no estoy segura de qué está en juego. Sabemos que Thrawn no representa una amenaza considerable para la Nueva República porque surge la Primera Orden. Tampoco siento que para los personajes que conocimos en Rebels haya mucho en juego porque se sienten más planos aquí. No exagero cuando digo que lo que más me ha atrapado de esta serie son Shin y Baylan.

* Es bueno por fin ver a Ahsoka mostrando alguna otra emoción, aunque sea incipiente. Me gustó verla habiendo hecho las paces con su pasado y recuperando parte de su escencia . Esto quizá se ve reflejado en su estilo de pelea en el que vuelve a utilizar su sable shoto, el cual, entre otras cosas, le otorga una capacidad defensiva mayor.

* No quiero demeritar las capacidades de Ahsoka, al contrario, es gracias a ellas que absorbió el conocimiento que Anakin estaba tan empecinado en inculcarle y que le salvó la vida. El holograma en este episodio muestra que, gracias a la insistencia de su maestro, Ahsoka pudo enfrentarse contra enemigos como el general Grievous y sobrevivir. De igual manera, el afán de Anakin de que Ahsoka pudiera defenderse de los clones en el episodio “Practice Makes Perfect” de Tales of the Jedi literalmente le salvó la vida durante la Orden 66. Este recurso me pareció muy lindo para ilustrar el punto anterior, donde ella es capaz ahora de ver a su maestro como lo que fue para ella.

* Me gustó la decisión de que Ezra no utilizara su antiguo sable, aunque me hubiera gustado más que no hubiera utilizado ni siquiera el bláster. A mi parecer, no hay nada más “los Jedi son guardianes de la paz, no soldados” que eso.

* Sabine continúa siendo poco interesante. Quizá es porque aún no enfrenta las consecuencias de sus actos, los cuales puedo entender porque perdió a su familia y su planeta. A ella solo le queda la tripulación del Ghost y, luego de haber perdido a Kanan, la posibilidad de recuperar a Ezra es vital. Sin embargo, en este episodio hubo una mención de cuando Ezra vio a Sabine entrenar. El episodio “Trials of the Darksaber” de la tercera temporada de Rebels es fundamental para Sabine como personaje, así como el arco de Mandalore de la cuarta temporada. Allí, Sabine enfrenta las consecuencias de sus acciones e intenta unificar al pueblo mandaloriano detrás del liderazgo de Bo-Katan Kryze, entregándole el darksaber, objeto de tanta discordia entre ellos a raíz de los actos de genocidio que el Imperio Galáctico cometió en su contra. Me pregunto cómo se siente Sabine al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.