Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Ahsoka (recapitulación 1.06): Muy, muy lejana

Escrito el 21 septiembre, 2023 @andreamarserr

Disponible en: Disney+.

Dirección: Jennifer Getzinger.

Guion: Dave Filoni.

Elenco: Rosario Dawson, Natasha Liu Bordizzo, Lars Mikkelsen, Ray Stevenson, Ivanna Sakhno, Diana Lee Inosanto, David Tennant, Eman Esfandi, Jeryl Prescott, Claudia Black, Jane Edwyna Seymour, Wes Chatham.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt13622776/

Episodio previo | episodio siguiente
Episodio 6, “Muy, muy lejana“, de Ahsoka. Disney Plus. Dir. Jennifer Getzinger. 2023.

Antes que responder cualquier pregunta de episodios pasados, Star Wars: Ahsoka presenta más interrogantes en su sexto episodio. Muy, muy lejana desvela, por fin, la amenaza  que Ahsoka tanto teme: el gran almirante Thrawn y su ejército que podrían poner en jaque a la Nueva República.

Dentro del purrgil que transporta a la nave Fulcrum a través de un túnel intergaláctico más colorido que cualquiera de los episodios previos, Ahsoka Tano (Rosario Dawson) y el droide Huyang (David Tennant) recuerdan tiempos donde historias como la que están viviendo eran contadas a los niños del Templo Jedi en Coruscant. Huyang ofrece contarle una de estas historias a Ahsoka, pero cuando ella la rechaza, el droide le ofrece escuchar lo que ella tiene que contar acerca de los eventos del episodio anterior. Ella le confiesa que ocultó información a Hera, pues no mencionó que Sabine aceptó ir con Baylan voluntariamente. Aunque Ahsoka hubiese tenido más tiempo para entrenar a Sabine, la realidad es que la Fuerza no proporciona todas las respuestas, le explica Huyang. Quizá esa era la única opción para Sabine. Para poner fin a la conversación, Ahsoka acepta la oferta de escuchar una historia de Huyang que empieza con “hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…”.

En camino a una galaxia muy, muy lejana, Sabine Wren (Natasha Liu Bordizzo) se encuentra inquieta en una celda a bordo del Ojo de Sion con un solo objetivo en mente: que Baylan Skoll (Ray Stevenson) cumpla su parte del acuerdo para que encontrarse con Ezra Bridger. Finalmente, con una imagen bella gracias al trabajo de efectos especiales, el Ojo de Sion sale del hiperespacio y llega al planeta gris de Peridea, un cementerio de purrgil y el lugar de origen de los dathomiri.

Allí, en una especie de fortaleza, Morgan Elsbeth (Diana Lee Inosanto), Baylan, Shin Hati (Ivanna Sakhno) y Sabine se encuentran con tres Hermanas de la Noche llamadas las “Grandes Madres” (Jeryl Prescott, Claudia Black, Jane Edwyna Seymour). Por ser tres, tener capacidades de clarividencia y hablar de “hilos del destino” (y porque si algo entiende bien Dave Filoni es el lenguaje simbólico) las Grandes Madres seguramente están basadas en las moiras o la personificación del destino en la mitología griega. Shin, por su parte, se encuentra inquieta ante la presencia de “más brujas”. Las Grandes Madres no se fían del “olor a Jedi” que emana de Sabine, por lo que, con su magia, la dirigen a la prisión.

Baylan y Shin aprovechan un momento a solas en el que él habla acerca de la historia que escuchó de la galaxia en la que están ahora. En el Templo Jedi en Coruscant, la historia más bien es conocida como cuentos populares.  Independientemente de si estos cuentos son ciertos o no, en esta galaxia se esconde la clave para poner fin al ciclo interminable de lucha de poder. Los Jedi, el Imperio, la Nueva República: todos son parte de un ciclo que Baylan busca romper.

Sola en su celda, Sabine recurre al recurso de los desesperados en Star Wars: intentar usar la Fuerza. Las paredes se cimbran, pero no es Sabine quien lo hace; más bien, el acercamiento del destructor estelar Quimera es el causante. Entonces, el gran almirante Mitth’raw’nuruodo (Lars Mikkelsen) desciende de su nave flanqueado en ambos lados por night troopers con detalles en sus armaduras que evocan al arte japonés del kintsugi y seguido por su capitán Enoch (Wes Chatham), quien tiene la orden de supervisar el transporte de una carga no especificada que se encuentra en las catacumbas. Esto, estima Morgan, les tomará alrededor de tres rotaciones.

Por su parte, las Grandes Madres, informan a Thrawn de un imprevisto llamado Sabine Wren, a quien Thrawn conoce bien. Sin demora, Thrawn libera a Sabine ya que, como ella ayudó a su causa, él la ayudará con la suya. Así, con los insumos proporcionados por el almirante –quien cuestionó que Sabine pusiera en juego el destino de su galaxia por la remota posibilidad de que Ezra esté con vida– Sabine se embarca en el desolado planeta en búsqueda de su amigo.  Sin embargo, Thrawn, no da paso sin huarache, por lo que era de esperarse que tuviera motivaciones más allá de su honor. El plan de Thrawn es que Sabine los dirija al paradero de Ezra para que Baylan y Shin se deshagan de ambos.

Episodio 6, “Muy, muy lejana“, de Ahsoka. Disney Plus. Dir. Jennifer Getzinger. 2023.

En su camino, un grupo de forajidos enmascarados ataca a Sabine, quien se separa de su montura, una criatura conocida como “aullador”. Como su sistema de navegación se destruyó durante el enfrentamiento, Sabine y su aullador son orillados a vagar por el páramo hasta que este ubica un olor que los lleva a una agrupación de rocas que son una especie inteligente de molusco/cangrejo llamado noti que reconoce el sello de la rebelión que Sabine porta en una de sus hombreras. Los noti parecen conocer el nombre de Ezra Bridger, por lo que Sabine los sigue.

Al seguir  el rastro de Sabine, Baylan y Shin,llegan al lugar del enfrentamiento que ella tuvo con los forajidos. Con base en la evidencia deducen que Sabine sobrevivió. Shin pregunta a su maestro si él conoce a este Jedi a quien Sabine busca tan insistentemente. Baylan responde que no, pues forma parte de un grupo de Jedi –al cual él llama bokken, como las espadas japonesas de madera sin filo– que fueron entrenados fuera del templo luego de la caída de la orden. Shin se identifica con esto momentáneamente, pero su maestro la corrige, pues ellos fueron entrenados para ser Jedi; a ella, en cambio, Baylan la entrenó para algo mejor.

Baylan también admite extrañar la idea detrás de la Orden Jedi, mas no la verdad y sus debilidades, pues la orden no era el futuro. En Peridea, a pesar de que las Grandes Madres están ansiosas por abandonar el lugar, Baylan cree que se encuentra el futuro y que, quizá, la urgencia de las brujas en irse yace en el temor de que allí hay un poder más grande que el de ellas. Un poder que, dice Baylan, lo está llamando. A lo lejos ven a miembros de la misma banda de forajidos que atacó a Sabine, pero antes de desenvainar sus sables, Baylan decide adoptar la idea de que “el enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo”… al menos por lo pronto.

Los noti y Sabine llegan a su aldea a la orilla de un lago donde una voz familiar llama la atención de ella. Nada más y nada menos que Ezra Bridger (Eman Esfandi) está allí. Pareciera como si los años no hubieran pasado al inicio, pero Ezra tiene muchas preguntas para Sabine, la principal siendo “¿cómo me encontraste?”. Sabine sabe que la respuesta es delicada por el involucramiento de Thrawn, por lo que le pide a Ezra que se tomen un momento para disfrutar de su reunión. Los noti son nómadas, por lo que Ezra le pide a Sabine que los ayude a empacar. La interacción termina de manera ominosa: “no puedo esperar a volver a casa.”

Por último, en la fortaleza de Thrawn, las Grandes Madres le informan que otra jedi, Ahsoka Tano, llegará pronto con una manada purrgil. Ahsoka se supone que estaba muerta, según lo que dijo Baylan. Thrawn demuestra desconfianza en él porque los jedi, como las Hermanas de la Noche, se basan en trucos de fingir muertes y resurrecciones. Al final, Baylan fue un Jedi también, así que tiene defectos. En preparación para el enfrentamiento que se avecina, Thrawn solicita saber todo acerca de Ahsoka y da la orden de que si una purrgil se acerca debe ser destruida. Una vez más, dice Thrawn, necesita ayuda de la magia de las Grandes Madres.

Pensamientos generales

*No puedo creer que viajamos a una nueva galaxia en el universo de Star Wars para encontrarnos con todavía otro planeta gris. No dejo de pensar en el contraste en Episode VII: The Force Awakens de pasar de Jakku, un planeta desértico, a Takodana y lo hipnotizada que está Rey cuando dice: “nunca imaginé que había tanto verde en la galaxia”. Aparentemente todos los colores se quedaron en Takodana. Lo único medianamente interesante en esta serie es la trama (interés que se ve determinado por haber hecho o no la “tarea” de haber visto Star Wars: Rebels), pues visualmente es bastante plana y los diálogos son aburridos.

*En este sentido, Thrawn es uno de los villanos más interesantes de la franquicia, pero se une al puñado de personajes que debieron quedarse en el medio animado. Si bien la actuación de Lars Mikkelsen logra interesarme (estaría de más si no, pues él proporcionó la voz al personaje en Rebels), la presentación del personaje se ve menguada por la iluminación de la escena, ya que el color de su rostro (un azul plano, sin profundidad) se pierde con el color del fondo y lo escueto de su vestuario. Definitivamente son sus night troopers quienes se roban la escena.

*En general, este episodio me pareció aburrido cuando se trató de Sabine. Siempre destacan Shin y Baylan; para mí son lo más interesante de la serie porque presentan un enigma tanto en su pasado como en su futuro. Otra cosa que me tiene intrigada es la expansión del conocimiento acerca de las hermanas de la noche y su relación con la Fuerza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.